Start

Poco a poco pasan los años...Una nueva temporada triatlética comienza, será un comienzo especial, en estos meses que tengo por delante intentaré poner toda la carne en el asador, si todo va bien a medida que avance la temporada se irá plasmando el trabajo realizado previamente, sin prisa pero sin pausa, con constancia y disciplina, con la confianza de un soldado que sale a una batalla y cree en la victoria sin dejar de lado el respeto por el rival, pero que cree en su estrategia y si la lleva a buen puerto las probabilidades de éxito se multiplican exponencialmente. El fin de semana próximo será mi Start competitivo de este año con el duatlón de Binissalem, posteriormente seguirán ya pruebas importantes como la ITU de Quarteira y Banyoles a medida que pase la temporada os iré contando a que pruebas asistiré y demás, ahora me gustaría hablaros de un tema que a muchos  le causa cierta molestia o agravio.

Estos días se ha hablado mucho de Josef Ajram, me gustaría daros mi opinión a través de mi blog. Simplemente en lo que hace es el mejor, a nivel de marketing, a nivel mediático...pero lo que hace como él mismo lo define no es triatlón de élite, son retos que se propone, los vende, los promociona y son llamativos para la gran audiencia. A mi modo de ver las cosas son dos mundos paralelos que a veces pueden suscitar dudas y uno se puede entrometer en el terreno del otro, pero reitero creo que no son competencia directa y ningún deportista de élite que se precie tiene que hacer un símil con Josef, sería como comparar el maratón des Sables con el maratón de Berlín, ambas pruebas y disciplinas comparten el nombre pero no tienen nada que ver. Las dos son grandes pruebas, respetables y referentes en el sector pero son deportes totalmente diferentes, y por lo tanto no se deben comparar, ni en afluencia de público, ni seguimiento por los medios, ni participación y por lo tanto tampoco en rendimiento.

Para mi este es el paralelismo que debería haber entre Josef Ajram y el Triatlón comprendido como deporte de élite y rendimiento. Los dos son totalmente respetables y dignos, ambos deben convivir sin hacerse daño el uno al otro ni menospreciarse mutuamente, sino que cada uno tiene su sitio, sus adeptos y sus detractores como todo en la vida, pero siempre respeto por ambas partes. Yo personalmente soy amante del deporte de élite, llámese ciclismo, triatlón, atletismo pero todos ellos bajo el componente rendimiento, esto es deporte=a mayor velocidad posible durante su práctica acompañado de resultados. Sin embargo también veo que puedo aprender cosas de una persona como Josef, sobre todo la mentalidad de tener pequeños retos en la vida que nos motiven, los cuales serán duros pero posibles y reales, esto es lo que te hará crecer como persona y deportista, tener pequeñas metas para llegar al gran arco que será tu objetivo final en la vida.

Por lo tanto mi reflexión es la siguiente, siempre hay que sacar la parte buena, lo que nos pueda ayudar y enriquecer ya sea a través de personas, competiciones, palos en la vida...Siempre quedarse con lo bueno, como decía un exentrenador del Barça " Siempre positivo, nunca negativo", y es cierto por que las cosas no tan buenas llegan solas.

Un saludo, y gracias a todos por seguirme.

Oscar.

2 comentarios:

  1. Apoyo totalmente tu pequeña reflexion, bien expkicada, mejor ejemplo y siempre sin menospreciar a nadie ya que por todos es sabido que josep no realiza grandes marcas pero bien sabido que el mejor triatleta terminaria sus retos? Dos cosas, dos maneras de hacer triatlon y el mismo final, darlo a conocer y que poco a poco sea el tercer deporte en españa!!!!

    ResponderEliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo contigo nini, gracias por leerme.

    ResponderEliminar